Mis pasos son lentos. Lo sé. Pero me acompañan los sueños, los creados con cimientos de intenciones. Si bien, el desaliento (la mueca) apareciera con el propósito de frenar mi ritmo, lo ignoraré y continuaré. Así pues, pese a no saber donde está la meta, miraré hacia el horizonte para proseguir mi rumbo: la vida.

domingo, 19 de abril de 2020

Día 37.
19/04/2020
Nada mejor para despejar los pensamientos que dejarse llevar por la poesía.
Tenía dos obras pendientes y hoy ha sido el día, porque necesitaba evadirme por completo del mundo y sus poemas lo han conseguido.
Son completamente diferentes, pero ahí está la grandeza de ellos.
Por un lado: los desgarradores poemas de Elena Villamandos González, que invitan a proseguir y querer más y por otro, los de Manuel Pérez Cedrés, enteramente piel, que endulza y envuelven como caricias.
Seguimos y ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 36.
18/04/2020
Echo de menos las miradas.
Las palabras las conservo; están más que nunca en los libros, los que leo o leen los escritores en las redes sociales. También las que se hallan en las charlas de las videollamadas que nos salvan de las distancias, y las conversaciones de los variados grupos de wasap, que me acompaña a ratos. Incluso, tengo en el trabajo, desde casa, palabras, pero sin miradas. Y aunque en ocasiones soy habladora, en otras me gusta el paseo silencioso, pero hoy me di cuenta que no están los ojos como antes y se habla sin ellos.
Y echo de menos las miradas: tiernas, despistadas, cansadas, atentas, las dormidas y ojerosas o las coquetas de pestañas pintadas. Además, las arrugadas por los años, o la pequeña y morena del niño bonito, más aún.
Hoy, echo de menos las miradas: hablar con la palabra y no ver.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.

Día 35.
17/04/2020
La idea de la foto era animar a los compañeros, pero uno de ellos la tuneo con cierta gracia.
A veces, en momentos difíciles un poco de humor se hace necesario y nos da energía para continuar.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 34.
16/04/2020
Observando por la ventana, esos paseos que los perros ofrecen a los vecinos. Con la parsimonia exagerada; El confinamiento tiene sus ventajas y ésta es una de ellas. El tiempo nos ha cambiado y todo parece que se ralentiza.
Yo he tenido dos maravillosos perros, un afgano llamado Turco y una foxterrier llamada Luna. Los he recordado ahora con cariño, cuando miro tras el cristal las personas pasear con sus canes, qué, si soy sincera, algunos no los había visto antes.
Todo ello me traslada a la casa de mis padres y yo pequeña. Nunca hemos tenido ni perro, ni gato, pero otros animales sí como: canarios, gorriones, mirlos, ranas, tortugas, un alacrán, pollito convertido en gallo y hasta un conejo, y tengo que decirlo, aunque no guste, no pasó de navidad.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa
Día 33.
15/04/2020
Hoy, nada especial que contar. No siempre aparece la chispa.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 32.
14/04/2020
Nunca pensé que volviera a jugar con el dado y las fichas de colores: rojo, azul, verde y amarillo. Todo fue después de que mi hermano, cuando éramos aún pequeños, me enseñara los diferentes movimientos del ajedrez y comenzara a disfrutarlo con él. Desde ese entonces, las damas y el parchís dejaron de interesarme, pasando a ser un juego simple sin ningún interés y emoción. Pero nunca se debe decir:
De esta agua no beberé.
El coronavirus no hace sino removernos por dentro, no sólo con sus devastadoras cifras y gráficas diarias, sino también, nuestras costumbres, incluso sacar de nosotros mismo, maneras olvidadas, como recuperar un juego que quién sabe por qué razón, de cría quise verlo falto de distracción.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.

Día 31.
13/04/2020
Hoy sólo quiero mandar un beso para todos.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 30.
12/04/2020
Siempre me ha gustado la sensación placentera que deja el terminar la lectura de una novela, y si es tan sorprendente como La madre de Frankenstein, mejor aún.
Ahora, a rebuscar con qué libro me sumerjo para los días que todavía quedan de confinamiento…
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.

Día 29.
11/04/2020
Entre muchas cosas que me gusta hacer, una de ella es: cortar el pelo. De niña quería ser peluquera, era una soñadora.
No, no soy peluquera.
Hoy tocaba sesión de belleza y a mi me encanta ese momento.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.

Día 28.
10/04/2020
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.

Día 27.
09/04/2020
Cuando era pequeña, no sabía muy bien lo que ocurría, pero a Él había que rezarle mucho. Ahora, tampoco es que halla cambiado las dudas, pero últimamente me he acordado mucho de Él.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.

Día 26.
08/04/2020
Algunos recuerdos son capaces de hacernos estremecer. Hoy, por ejemplo, me ha ocurrido al recibir por sorpresa y de la mano de un buen amigo, la fotografía mía del 2000 en el Valle de Benasque. Una actividad que por aquél entonces hacía, con gran éxito, por cierto, la Federación Canaria de Montañismo. La imagen no tiene nada de espectacular, tantas se muestran por las redes y mucho más impresionantes que esa. Pero lo que me trajo a la memoria y me entusiasmó tanto, no fue sólo mi paso por la nieve, también la evocación de los buenos que fueron esos encuentros, y que conservo como un tesoro.
Seguimos y mucho ánimos amigos.
Me quedo en casa.

Día 25.
07/04/2020
Las ciudades silenciosamente vacías. Los nuevos y provisionales hábitos parecen tan irreales. Como una broma de mal gusto que no causa ninguna gracia. Y cada minuto busco las noticias que ofrezcan una luz por pequeña que sea, para alimentar el optimismo. Y exploro los rincones la paciencia necesaria para recuperar la vida.
Ella y él, y yo… esperando sus abrazos.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 23.
06/04/2020
Domingo tranquilo.
Organizando entre otras cosas: el rincón de pensar.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 23.
05/04/2020
Domingo tranquilo.
Organizando entre otras cosas: el rincón de pensar.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 22.
04/04/2020
Tortilla de papas, habichuelas con ajos y un poco de queso blanco con unas lonchas de pata para mi madre.
Todo va bien.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 21.
03/04/2020
Hace días que el horario de actividades se ha interrumpido, el remoto trabajo requiere atención. El fin de semana lo recuperaré.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 20.
02/04/2020
Atrás quedaron los senderos, esperando mis botas.
El papel en blanco, continúa pálido a la espera de la tinta que prometió visitarle.
También los colores, revoltosos en la caja junto a los pinceles, van contando los días.
Y ahora, me refugio en infusiones aguardando, paciente a veces, otras, otras no.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 19.
01/04/2020
Servicios mínimos.
Después... el placer de un café.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.


Día 18.
31/03/2020
Le echo de menos.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 17.
30/03/2020
Hoy me siento especialmente orgullosa de mis compañeros de trabajo.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 16.
29/03/2020
En mi lista de actividades olvidé poner una palabra en cada tarea; la pongo ahora con la luz de una vela que todos los días enciendo:
Esperanza.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.

Día 15.
28/03/2020
Bajamar bien, mi madre bien.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.

Día 14.
27/03/2020
Servicios mínimos.
Al llegar a casa: un bonito regalo flores flores me esperaba
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa
Día 13.
26/032020
No, no he vuelto a pintar, pero, por el contrario, me he puesto a escribir nuevamente. Así que, en mi horario de actividades donde pone novela: escribo.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 12.
25/032020
Sale el sol.
Seguimos y mucho ánimo amigos.
Me quedo en casa.
Día 11.
24/03/2020
En el horario de actividades no hay tampoco día de cocina, sólo una franja sin denominación alguna. Será porque no me gusta ni la cocina, ni cocinar. Pero el cautiverio abre ventanas a la creatividad, y la culinaria es una de ellas.
Seguimos y mucho ánimo a todos.
Me quedo en casa.


Día 10.
23/03/2020
Servicios mínimos
Día 9.
22/03/2020
En el horario de actividades no tengo puesto mi turno de ir a Bajamar; Ella, no está mal, y yo con todas las precauciones intento que esté mejor.
(Foto antigua de cuando ella estaba bien y el mundo también).

Día 8.
21/03/2020
En mi horario de actividades tengo la tarea de pintar:
de 12:00 a 13.00 y de 17:00 a 18:00.
Entre otras cosas quería pintar un cuadro a mi sobrina Míriam Dorta, porque parte de culpa de que volviera a retomar los pinceles la tiene ella. Pero el caso que no he podido hacer nada, me puede el gris.
No decaigo, seguiré intentándolo.
Seguimos y mucho ánimo a todos.
Me quedo en casa.
Día 7.
20/03/2020
Horario de actividades:
De 13:00 a 13:30, media hora caminado de cocina al salón y volver.
Al principio me parecía una tarea ridícula, pero ahora la encuentro hasta relajante.
Seguimos y mucho ánimo a todos.
Yo me quedo en casa.

Día 6.
19/03/2020.
He creado un horario de tareas, un consejo de tantos que he recibido. También el móvil me dice que tengo poco espacio, así que voy a entretenerme en borrar todos los renvíos graciosos, otros no tantos, consejos de higiene y desinfección, curiosidades, artísticos, culinarios, perrunos y que se yo..
Seguimos y mucho ánimo a todos.
Yo me quedo en casa.

Día 5.
18/03/2020
En casa.
Llueve y mis olivos en flor me sonríen.
Día 4.
17/03/2020
Servicios mínimos.
Día 3.
16/03/2020
Creo que el regalo de cumpleaños hoy va a despuntar.
Día 2.
15/03/2020
No poder abrazar a mi nieto Samuel, quizás sea el mayor sacrificio que debo pagar, y no veas qué desazón es, pero hay que quedarse en casa.
No niego que me enerva por dentro y también por fuera, ver a esos egoístas andar por ahí, pero espero que pronto entiendan que es un ejercicio de generosidad para el bien común: para todos.
QUÉDATE EN CASA.